viernes, 19 de febrero de 2016

Calle ROJA

Caminar sobre la calle roja era caminar sobre los cadáveres de gente cubiertos con mantas blancas. Con acceso al mar, con acceso al río. Han muerto de tristeza, por no amar, por no encontrar un ser que les acompañe en el transitar por este mundo. A los costados de la calle, en las dos aceras, hay agonizantes que extienden sus manos, gruesas y agrietadas manos que esperan no morir, no fallecer. Yo que camino entre los cadáveres de mantas blancas busco a quien dar la mano y ganar la inmortalidad.

Éramos
Anoche después de un beso bajo el resplandor de la luna, se lo dijo. Pronto llegaría un retoño de aquél amor.  “Si todo marcha bien, nacerá en seis o siete meses”.
A la mañana siguiente, descubrieron que el alba no era igual, que los árboles tenían un brillo especial. Notaron que el aire que respiraban era suave y fresco, que el sonido del río no era el mismo.  Había una ligera brisa que apenas les movía el pelo...
Recordaron los días pasados… Ahora sabían que para los tres, no todo sería igual…


Pensando
Tu silencio es música inacabable para mí, es como el sonido de una guitarra afinada,  un Solo de piano para mis oídos. Me avasalla y me cautiva. Aunque a veces reconozco que es como un grito ensordecedor, y llega hasta causar fastidio. Pero aún así lo escucho. A veces a todo volumen, a veces como música de terror, de miedo, música que causa risas, música de  un  circo del pueblo. Con tu silencio eres todo un espectáculo dominguero. A veces tu silencio toca a la puerta de mi habitación y me niego a escucharlo, y acepto estar solo, sin compañía, aunque rodeado de mil, sí, de mil…

Sin rencor
Lloró tanto su traición que colmó un vaso con lágrimas y lo bebió por completo. Deseaba tanto alimentar el sentimiento que les pertenecía. Aún con todo lo vivido, lo recordaba.

Aclaratoria
Comer “salteado” no es hablar de un platillo sin grasa cocinado a fuego fuerte, tampoco es hablar  de  un método sofisticado  de cocina gourmet. Su verdadero significado es comer cuando hay, comer a veces. Pasa en el mundo. Ocurre cuando  no encuentras trabajo o se forma parte de una familia pobre y numerosa.